lunes, 29 de julio de 2013

Laberinto


No habrá nunca una puerta. Estás adentro
y el alcázar abarca el universo
y no tiene ni anverso ni reverso
ni externo muro ni secreto centro. 
No esperes que el rigor de tu camino
que tercamente se bifurca en otro,
que tercamente se bifurca en otro,
tendrá fin. Es de hierro tu destino 
como tu juez. No aguardes la embestida
del toro que es un hombre y cuya extraña
forma plural da horror a la maraña 
de interminable piedra entretejida.
No existe. Nada esperes. Ni siquiera
en el negro crepúsculo la fiera.

Borges. De "Elogio de la sombra"

viernes, 12 de julio de 2013

Mensajes al poblador rural. Lo que resuena

Nicolás Diab, músico delicado y talentoso que supe conocer en las ventolinas levantadas por  Mensajes al poblador rural, compuso esta preciosa canción original, que es corolario de la obra. Como bien él dice, suena mejor en el teatro que en la compu. Gracias Nico por transformar al viento en un arrullo, una caricia.

https://soundcloud.com/nico-diab/mensajes-al-poblador-rural




jueves, 6 de junio de 2013

Mensajes al poblador rural. Crítica de Pidma

"La radio marca los minutos de la vida; el periódico, las horas; el libro, los días."
             
Jacques H. de la Lacreitelle.

   "MENSAJES AL POBLADOR RURAL

De una manera clara y amable, los lugareños escuchan ansiosos los envíos radiales de sus parientes y amigos; sin ellos, sería imposible seguir existiendo….


No en vano, hace más de 40 años, la Radio El Mensajero al Poblador Rural, se emite en la región patagónica 6 veces al día, siendo de ésta manera, un integrante más del pueblo, indispensable para las relaciones entre sus habitantes.






En la obra “Mensajes al poblador rural”, su autora y directora, Ana Laura Suárez Cassino, crea un ambiente propicio, amplio y acogedor a la vez,  para representar a seres que viven en el extenso territorio patagónico, y que necesitan de ese medio de comunicación para unirse aún más. En escena,  las actrices:  María Eugenia Capellari, que simboliza a la mujer joven, con sus anhelos y añoranzas, con la esperanza de una vida mejor; Susana Figueroa, que encarna a una  madre presente, que vive y sufre por sus hijos, entregando todo sin esperar nada;  los actores Martín Abud, que alude al joven en busca de su porvenir, luchando contra las adversidades para lograrlo; Héctor Bordón, que personifica al peón de campo por excelencia, tranquilo, bonachón, con esas ganas de vivir siempre en su lugar de residencia. Todos, de una manera o de otra buscan sentirse bien, acompañados y, para esto, la radio les da una gran ayuda, ya que, dependen de ella para saber de” otros”, así,  reciben el mensaje, lo decodifican y afianzan vínculos, en una reciprocidad auténtica, logrando mantenerse en contacto de una manera simple y contundente, dándonos la sensación de que con sólo escuchar la voz de la locutora se sienten resguardados.

Esta puesta, en donde brotan las palabras y donde el movimiento es continuo, es una visión muy interesante de la vida cotidiana actual de un pueblo lejano, porque, a pesar de la existencia  de las nuevas tecnologías, de la que ellos no están exentos, el afán de compartir, de escuchar y ser escuchado, persiste. Los términos sencillos, sin doble sentido, con mucha veracidad, nos deja un sabor dulce en el alma, sintiendo lo maravilloso de la cotidianeidad y pensando que, a pesar de todo, todavía somos capaces de “ser y estar” naturalmente, en éste mundo tan golpeado.


El hecho que la creativa escenografía (Salvador Aleo) sea la justa y necesaria, nos demuestra que acá, lo que importa son las personas, sus sentimientos y sus vidas; al igual que el autóctono vestuario (Ana Press), sin detalles llamativos, para que lo que nos llame la atención sean las voces y los rostros de los protagonistas. Por eso, es tan loable el trabajo interpretativo de todos los artistas, que debemos destacarlos también en particular. A  María Eugenia Capellari, por pasar de la ingenuidad a la tristeza, con gran ductilidad; a Susana Figueroa, por transitar el dolor y la enfermedad, con mucha capacidad; a Martín Abud, por elaborar la debilidad y la fortaleza, con profunda concentración; a Héctor Bordón, por crear un personaje auténtico a la perfección, dejando todos sus conocimientos actorales y su pasión por el teatro en escena.


Recomendada, para todos aquellos que deseen transitar un bello momento teatral, puro, sin contaminación ambiental, libre de ficción, llena de historias de vidas reales, para absorber y compartir el  amor, la  humildad y las  ganas de continuar, que brindan los personajes.

                             Estela Gómez

FICHA TÉCNICA

Elenco: María Eugenia Capellari, Susana Figueroa, Martín Abud, Héctor Bordoni
Diseño de escenografía: Salvador Aleo
Diseño de vestuario: Ana Press
Diseño de iluminación: Facundo Estol
Banda Sonora y Canción Original: Nicolás Diab
Locución: Karina Ainol
Edición de mensajes: Carlos Rushen
Fotos: Marcela Zena
Prensa: Alicia Accinelli
Asistente de dirección: Jorge Dieguez
Producción: Marina LLousas
Dramaturgia y dirección: Ana Laura Suárez Cassino
Duración de la obra: 1 hora 10 min.



miércoles, 27 de marzo de 2013

Mensajes al poblador rural


Lo misterioso no es lo que se oculta de forma deliberada, sino, como ya he señalado,  el hecho de que la gama de lo posible  siempre pueda sorprendernos. Y por ello, tampoco hay apenas representación, los campesinos no representan papeles como lo hacen los personajes urbanos. Esto no se debe a que sean “sencillos” o más sinceros o menos astutos, simplemente el espacio entre lo que se desconoce de una persona y lo que todo el mundo sabe de ella – y este es el espacio de toda representación -  es demasiado pequeño.

John Berger. Puerca Tierra



Estreno 2 de junio. Apacheta. Pasco 623

miércoles, 13 de febrero de 2013

lunes, 14 de enero de 2013

viernes, 11 de enero de 2013

La soledad mas absoluta


"La belleza no tiene otro origen que la herida, singular, diferente en cada uno, escondida o visible, que todo hombre guarda en sí, que preserva, y a donde se retira cuando quiere apartarse del mundo para estar momentáneamente en una soledad más profunda. Lejos está entonces el arte de Giacometti de lo que llamamos miserabilismo. Pareciera más bien que su arte se propone descubrir esa herida secreta de todo ser y hasta de toda cosa, a fin de que los ilumine."

"El atelier de Alberto Giacometti". Jean Genet. Traducción de Jaime Arrambide. Proa. 2012


lunes, 7 de enero de 2013