miércoles, 22 de junio de 2016

CREDO

Creo en Pablo Picasso, Todopoderoso, Creador del Cielo y de la Tierra;
creo en Charlie Chaplin, hijo de las violetas y de los ratones,
que fue crucificado, muerto y sepultado por el tiempo, 
pero que cada día resucita en el corazón de los hombres, 
creo en el amor y en el arte como vías hacia el disfrute de la vida perdurable, 
creo en el amolador que vive de fabricar estrellas de oro con su rueda maravillosa,
creo en la cualidad aérea del ser humano, 
configurada en el recuerdo de Isadora Duncan abatiéndose 
como una purísima paloma herida bajo el cielo del mediterráneo;
creo en las monedas de chocolate que atesoro secretamente 
debajo de la almohada de mi niñez; 
creo en la fábula de Orfeo, creo en el sortilegio de la música, 
yo que en las horas de mi angustia vi al conjuro de la Pavana de Fauré, 
salir liberada y radiante de la dulce Eurídice del infierno de mi alma, 
creo en Rainer María Rilke héroe de la lucha del hombre por la belleza, 
que sacrificó su vida por el acto de cortar una rosa para una mujer, 
creo en las flores que brotaron del cadáver adolescente de Ofelia, 
creo en el llanto silencioso de Aquiles frente al mar;
creo en un barco esbelto y distantísimo 
que salió hace un siglo al encuentro de la aurora; 
su capitán Lord Byron, al cinto la espada de los arcángeles, 
junto a sus sienes un resplandor de estrellas, 
creo en el perro de Ulises, 
en el gato risueño de Alicia en el país de las maravillas, 
en el loro de Robinson Crusoe, 
creo en los ratoncitos que tiraron del coche de la Cenicienta, 
el beralfiro el caballo de Rolando, 
y en las abejas que laboran en su colmena dentro del corazón de Martín Tinajero, 
creo en la amistad como el invento más bello del hombre, 
creo en los poderes creadores del pueblo, 
creo en la poesía y en fin, 
creo en mí mismo, puesto que sé que alguien me ama...

Aquiles Nazoa

martes, 21 de junio de 2016

Los ignorantes en Leedor

Por Olga Marin -


Por azar, Irena se encuentra con José. Hace treinta años, vivieron el comienzo de una hermosa historia de amor. A día de hoy, Irena lleva en su cartera el cenicero que José le regaló entonces. Él lo robó para ella. ¿No es eso algo inolvidable?
Esta es la historia que Ana Laura Suárez Cassino nos cuenta en Los ignorantes (o la función del olvido), una obra inspirada en textos de Milan Kundera, y recorrida por temas como la ignorancia de la juventud o el desconocimiento de uno mismo.
Los ignorantes (o la función del olvido) se basa en la exploración de los procedimientos que reclama una obra que hable de la memoria como fenómeno. El resultado de esa investigación es una muy interesante puesta en escena que combina danza y teatro, y en la que la música es un personaje más.  De este modo, a través de la fantástica interpretación de Cecilia Colombo y Nicolás Serraiti; los elementos coreográficos, la actuación en distintos planos, o el movimiento en cámara lenta se intercalan en la vida de Irena y José. Junto a ellos, la música de Norberto Moreno aparece, desaparece, se transforma, y mantiene al espectador entre la realidad y la ficción durante toda la obra. El vestuario y la iluminación colaboran en la construcción de una atmósfera atravesada por contrastes, por luces y sombras, por el recuerdo y el olvido, por la comedia y el drama.
Los ignorantes (o la función del olvido) es una obra llena de poética y sensibilidad que plantea una escena distinta a la tradicional en la que es posible la convivencia de distintos lenguajes artísticos. Una atractiva propuesta para la noche de los sábados en un espacio hermoso: el Teatro Habitar Gómez. Vayan, vean y recuerden.
FICHA TÉCNICO ARTÍSTICA
Elenco: Cecilia Colombo y Nicolás Serraiti; Diseño de luces: Facundo Estol; Diseño de vestuario: Diana Álvarez; Música: Norberto Moreno; Fotografía: Santiago Botet, Diego Saggiorato y Mai Redondo; Video: Ars Realizaciones; Asistente de sala: Juan Ignacio Figueroa; Asistente de dirección: Jazmín Mendiburu; Prensa: Correydile; Dramaturgia y dirección: Ana Laura Suárez Cassino
Duración del espectáculo: 60 minutos; Cuándo: sábados, 20:00 h; Dónde: Teatro Habitar Gómez. Valentín Gómez, 3155; Precio: $130 / $100 (estudiantes y jubilados)

El link a la nota aqui.

Los ignorantes en Leedor

Por Olga Marin -

Por azar, Irena se encuentra con José. Hace treinta años, vivieron el comienzo de una hermosa historia de amor. A día de hoy, Irena lleva en su cartera el cenicero que José le regaló entonces. Él lo robó para ella. ¿No es eso algo inolvidable?
Esta es la historia que Ana Laura Suárez Cassino nos cuenta en Los ignorantes (o la función del olvido), una obra inspirada en textos de Milan Kundera, y recorrida por temas como la ignorancia de la juventud o el desconocimiento de uno mismo.
Los ignorantes (o la función del olvido) se basa en la exploración de los procedimientos que reclama una obra que hable de la memoria como fenómeno. El resultado de esa investigación es una muy interesante puesta en escena que combina danza y teatro, y en la que la música es un personaje más.  De este modo, a través de la fantástica interpretación de Cecilia Colombo y Nicolás Serraiti; los elementos coreográficos, la actuación en distintos planos, o el movimiento en cámara lenta se intercalan en la vida de Irena y José. Junto a ellos, la música de Norberto Moreno aparece, desaparece, se transforma, y mantiene al espectador entre la realidad y la ficción durante toda la obra. El vestuario y la iluminación colaboran en la construcción de una atmósfera atravesada por contrastes, por luces y sombras, por el recuerdo y el olvido, por la comedia y el drama.
Los ignorantes (o la función del olvido) es una obra llena de poética y sensibilidad que plantea una escena distinta a la tradicional en la que es posible la convivencia de distintos lenguajes artísticos. Una atractiva propuesta para la noche de los sábados en un espacio hermoso: el Teatro Habitar Gómez. Vayan, vean y recuerden.
FICHA TÉCNICO ARTÍSTICA
Elenco: Cecilia Colombo y Nicolás Serraiti; Diseño de luces: Facundo Estol; Diseño de vestuario: Diana Álvarez; Música: Norberto Moreno; Fotografía: Santiago Botet, Diego Saggiorato y Mai Redondo; Video: Ars Realizaciones; Asistente de sala: Juan Ignacio Figueroa; Asistente de dirección: Jazmín Mendiburu; Prensa: Correydile; Dramaturgia y dirección: Ana Laura Suárez Cassino
Duración del espectáculo: 60 minutos; Cuándo: sábados, 20:00 h; Dónde: Teatro Habitar Gómez. Valentín Gómez, 3155; Precio: $130 / $100 (estudiantes y jubilados)

El link a la nota aqui.

lunes, 13 de junio de 2016

Los Ignorantes en Cultura Urgente


Por: Iván Diaz

Llegamos con mi compañera, estamos contentos. Es otra noche de teatro por el
barrio del Abasto, tenemos las narices frías y nos están esperando. La invitación es
para ver Los ignorantes, obra en la que actúan Cecilia Colombo y Nicolás Serraiti
bajo la dirección y dramaturgia de Ana Laura Suarez Cassino, en el bello espacio
Habitar Gómez.

La historia cuenta que:

Una mujer se cruza de casualidad en un aeropuerto con un amor postergado treinta
años antes. Un hombre encuentra su diario de juventud y no se reconoce en él.
Ambos regresan a su ciudad natal.

Nosotros vimos:

Dos actores económicos, precisos y con un bello decir. Cuando relatan queremos
seguir escuchando. Cuando nos miran nos incomodan por su presencia.

Recomendamos esta obra porque no todo está dado y eso al fin, lo agradecemos.
Es bello que nos permitan jugar y nos inviten a imaginar: Con sólo dos sillas y una
mesa viajamos por diferentes momentos y lugares de una  historia en donde el olvido
y el recuerdo se miran a la cara, aunque encarnen el mismo espejo. 

Ficha Técnica

Dramaturgia: Ana Laura Suárez Cassino
Actúan: Cecilia Colombo, Nicolás Serraiti
Vestuario: Diana Alvarez
Diseño de luces: Facundo Estol
Música original: Norberto Moreno
Asistencia de dirección: Jaz Mendi
Prensa: CorreyDile Prensa
Dirección: Ana Laura Suárez Cassino

HABITAR GÓMEZ ESPACIO CULTURAL
Valentín Gómez 3155, Capital Federal - Buenos Aires - Argentina
el link a la nota aquí.

viernes, 10 de junio de 2016

A veces la memoria es una condena. Reseña sobre Los Ignorantes en la Revista Mut

ignorantes
Precaución: este artículo contiene detalles sobre el final de la trama
El argumento es simple: José e Irena se reencuentran en un aeropuerto –lugar de transición si los hay– de camino a la ciudad donde compartieron un fugaz amor que quedó trunco. Ella lo recuerda tal cual era, él no sabe quién es ella. La trama es la excusa perfecta para hablar, más que de amor y juventud, de otras cuestiones como la memoria, el olvido y la nostalgia.
La obra está acompañada por una breve explicación al respecto de La Odisea y su protagonista, Ulises, catalogado como el mayor nostálgico de todos los tiempos. Irena sufre, desafortunadamente, del mismo mal. Puede recrear cada momento, cada sensación vivida en el breve tiempo que estuvieron juntos, sin darse cuenta que la restitución total de un recuerdo es imposible, y que todo lo que ella sabe de él probablemente haya cambiado con el tiempo, tal como lo ha hecho ella. También es interesante la relación que se plantea desde la dramaturgia y dirección –a cargo de Ana Laura Suárez Cassino– entre la puesta en escena y La Odisea en sí como relato oral: los actores relatan más situaciones de las que personifican, haciendo propio el rol del rapsoda1 de los tiempos de Homero.
Olvidar significa en latín “deslizarse de la memoria”. Por el contrario, recordar –del latín recordari (re: de nuevo, cordis: corazón)– es volver a pasar por el corazón. Irena recuerda una y otra vez, pero José no. La obra reflexiona sobre la función del olvido desde la trama, pero también desde los procedimientos teatrales, valiéndose del movimiento corporal para expresar aquello que la mente no recuerda. De esta manera, los actores realizan en distintos momentos de la puesta los mismos movimientos, al punto de la repetición mecánica, como si el recordar/olvidar implicara ese mismo acto inconsciente.
La obra plantea, de manera muy poética, muchas preguntas pero ninguna respuesta. Yo me atrevo a aventurar una, luego de mucho hurgar entre mis pensamientos: sin memoria, estamos condenados a repetirnos. En el medio de lo que podría haber sido un amor adolescente, José desaparece de la vida de Irena. Luego de una noche de pasión entre ambos treinta años después, él hace lo mismo. Sin embargo, la obsesión ante un evento también nos puede condenar al fracaso: Irena se encuentra sola una vez más, antes en una fiesta, ahora en una habitación de hotel. ¿Se dará cuenta en algún momento que desperdició treinta años de su vida aferrada a un recuerdo, a una realidad que no era tal?
La obra Los ignorantes (o la función del olvido) puede verse todos los sábados a las 20 horas en Habitar Gómez Espacio Cultural (Valentín Gómez 3155) hasta el 29 de octubre de 2016.


Recitador de poemas de la Antigua Grecia, que se valía de su memoria y reglas nemotécnicas para crear y recrear su relato según las reacciones del público. La Ilíada y La Odisea son ejemplos de tales poemas épicos, y se presume que Homero fue la persona que los recopiló por escrito y no su creador original.

Ficha técnico artística
Dramaturgia: Ana Laura Suárez Cassino.
Actúan: Cecilia Colombo, Nicolás Serraiti.
Vestuario: Diana Alvarez.
Diseño de luces: Facundo Estol.
Música original: Norberto Moreno.
Asistencia de dirección: Jaz Mendi.
Prensa: CorreyDile Prensa.
Dirección: Ana Laura Suárez Cassino.

A la hoguera: me deshago de lo que detesto / Página 12 - Las 12